Lunes, 04 de Abril de 2016

La lluvia continua que se ha registrado en la Villa desde que amaneció no ha restado apetito a los guijuelenses que dispuestos a disfrutar, aunque fuera bajo techo, de la tradicional fiesta del Lunes de Aguas no han dudado en acercarse hasta el Frontón cubierto, en el entorno del Pabellón Municipal.

A las 14,30 horas el arroz, que se había encargado desde el Ayuntamiento de Guijuelo, daba sus últimos hervores antes de que comenzara el reparto de raciones. Tanto el alcalde guijuelense, Francisco Julián Ramos Manzano así como los tenientes de Alcalde, Ángel Picado Díaz; Mª Jesús Moro Tejedor y Samuel Fernández Rodríguez esperaron pacientemente a que se terminara de cocinar para presenciar y participar activamente en el reparto. Pasados unos minutos de las 15,00 horas, cucharones en mano, los cocineros comenzaban a repartir el arroz en cuencos individuales que iban acompañados de la correspondiente ración de pan y bebida. La afluencia, a pesar del mal tiempo, no cesó durante más de media hora, en la que se dio cumplida cuenta de las raciones preparadas. Los coches se agolpaban en la zona, pues la mayor parte de la gente se acercaba hasta ese punto a recoger la comida que degustarían después con amigos y familiares en peñas, locales o viviendas repartidas por todo el municipio. Pocos fueron los valientes que colocaron sillas y mesas de campo en el Frontón aunque hubo algunos, sobre todo pandillas de niños, que se animaron a acudir hasta el pabellón a comer esperando para poder empezar, después de la comida, a montar en los hinchables dispuestos por el Ayuntamiento en el centro de la pista.

Esta fue la principal atracción de una tarde, que continuaba  lluviosa, y en las que muchos padres optaron por acudir hasta el Pabellón con sus hijos para disfrutar de unas horas de juegos. Pasadas las 19,30 horas se daban por concluídas las actividades.

 

 

 

 

 

 

Línea Verde Guijuelo

  • Texto pequeño
  • Texto grande