Jueves, 08 de Junio de 2017

Guijuelo cuenta desde hoy con dos desfibriladores en los coches de la Policía Local y se coloca, de este modo, a la cabeza de los municipios salmantinos con más espacios cardioprotegidos. “Somos conscientes de la importancia de la adquisición de desfibriladores”, explicaba la concejala de Sanidad, Yolanda Alonso Valderrama, que junto al concejal de Servicios Generales, Samuel Fernández Rodríguez recibía esta misma mañana los equipos de manos de José Antonio García, director del Programa ‘Un corazón un desa’ y de Rafael Martínez, encargado de la formación. “Estamos haciendo un importante esfuerzo para contar con el reconocimiento de Municipio cardioprotegido porque entendemos que en cuestiones de salud no se puede escatimar”, añadía la concejala de Sanidad quien recalcó que “desde hoy los guijuelenses pueden estar un poco más tranquilos”.
Con la adquisición de estos dos desfibriladores, que se suman al que existe en el Campo de Fútbol Municipal y el que tiene el vehículo de Protección Civil, Guijuelo se encuentra a las puertas de conseguir la certificación europea del European Resuscitation Councyl como ‘Municipio Cardioprotegido’. “No se trata solo de adquirir los aparatos sino que exista una buena formación y un uso correcto de los mismos”, explicaba José Antonio García quien destacó el curso de formación que han recibido todos los policías municipales de Guijuelo para poder realizar reanimaciones. “Estamos muy satisfechos por ser de las primeras policías locales de la provincia en contar con estos aparatos en nuestros vehículos”, añadía el Jefe de la Policía Local, Clemente Iglesias quien agregaba que “es muy gratificante contar con los medios necesarios para poder salvar la vida de una persona en un momento de necesidad”. De hecho, según el propio Jefe de la Policía Local un alto porcentaje de los avisos que se reciben en la región a través del 112 para la policía local son incidencias sanitarias en vía pública. “Esperemos no tener que usarlos pero sí es así, haremos todo lo posible para salvar vidas”, afirmaba.
Más del 85 por ciento de las muertes súbitas tienen origen cardiaco y el 90 por ciento se producen en entornos extra-hospitalarios. La única manera de lograr la supervivencia es realizar a los afectados una correcta Recuperación Cardiopulmonar y por consiguiente, la necesidad de un acceso rápido y fácil a los desfibriladores externos semiautomáticos. El acceso público a la desfibrilación, realizado por personal no sanitario, capaz de procurar asistencia tras la parada cardiaca, es fundamental para aumentar las posibilidades de éxito de la reanimación. De ahí la importancia de que los policías, que en muchos casos son los primeros en atender a un enfermo, tengan los desfibriladores y los conocimientos necesarios para utilizarlos.

Línea Verde Guijuelo

  • Texto pequeño
  • Texto grande