Domingo, 18 de Junio de 2017

La ola de calor no daba esta mañana un respiro. A diferencia de otros años, la Fiesta del Corpus tenía este año un marcado carácter veraniego. Pasadas las 13,15 horas los niños, que este año han recibido su primera comunión, encabezaban la comitiva de la procesión del Corpus. Tras ellos, el palio, que solo se puede ver en contadas ocasiones al año en la calle, y bajo el cual caminaba el sacerdote, Gregorio Ramos, mostrando al Santísimo. El alcalde, Francisco Julián Ramos Manzano, acompañado por José Conde, juez de paz, junto a los concejales del Grupo socialista, Josefa Sánchez, Mª Teresa Díaz y Jorge Martín encabezaban la comitiva que procesionaba desde la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción hasta la Plaza Mayor. A medio camino, la instalación de un altar hacía que se produjera la primera parada, en la que varios niños recibían la bendición, como viene siendo tradicional en esta fiesta religiosa. Después se continuaba la marcha hasta llegar a la Plaza Mayor donde el romero, este año sin flores por el calor de los últimos días, aromatizaban el ambiente. Los niños, que no dejaron de lanzar pétalos durante todo el recorrido, se colocaron a ambos lados de las vallas de protección que este año han permitido que los asistentes pudieran colocarse ordenadamente sin interrumpir el recorrido. Entre ellos pasó el palio, que entre oros era portado por los concejales, Ángel Picado, Carlos Arasa y Mª Jesús Moro y Ramón Estevez así como por el Jefe de la Policia Local, Clemente Iglesias entre otros, y tras la bendición final, en un altar instalado bajo los soportales del nuevo Ayuntamiento, la procesión inició el recorrido de vuelta a la iglesia.

Línea Verde Guijuelo

  • Texto pequeño
  • Texto grande